Llevar o no llevar sujetador durante el confinamiento, esa es la cuestión. Con la orden de confinamiento que nos hace permanecer en casa todo el día, nos hace preguntarnos si realmente es necesario llevar o no sujetador ya que es una prenda que la mayoría de mujeres prescinde por buscar esa comodidad.

Para muchas de ellas, es una prenda molesta ya que o se clava, aprieta, los tirantes dejan marcas, entre otros muchos etc. Sin embargo, esto sucede porque no se usa el sujetador apropiado para cada una y eso si le añadimos que prefieran no usarlo, la duda que nos surge es si ¿ésto podría ser perjudicial?.

¿Es malo no llevar sujetador?

Los senos están formados por tejido adiposo y glandular y carecen de músculos; solo la piel y los ligamentos los sostienen. La caída del pecho de algunas mujeres tiene que ver sobre todo con el grosor y la elasticidad de la piel y con los ligamentos de la mama. Con el tiempo o por exceso de grasa, la mama empieza a caer y a deslizarse hacia fuera, con lo que el aporte sanguíneo sufre cierta dificultad.

Se conocen factores biológicos y genéticos que hacen aumentar o disminuir la posibilidad de flacidez mamaria, como los embarazos, la obesidad, el adelgazamiento rápido y los deportes de alta intensidad. Para determinar el uso o no del sujetador, tenemos que tener en cuenta aspectos como:

El tamaño del pecho

No es lo mismo hablar de un pecho grande que de uno pequeño. El uso del sujetador es necesario si el tamaño del pecho es grande. En este caso, no usarlo puede provocar dolor lumbar y dorsal y puede sobrecargar las cervicales. La mama es una estructura que se sostiene con lo que se conoce como ligamentos de Cooper, que son múltiples filamentos de tejido conectivo que mantienen el pecho firme, sobre todo en los más grandes, y evitan que aparezcan fisuras y que el pecho se "caiga".

Una vez los ligamentos de Cooper se destensan, ya no pueden recuperar su estado original. Según el estudio francés, prescindir del sujetador puede tener un impacto menor en los pechos pequeños. A partir de una talla 100 de contorno de pecho, aproximadamente, ya se considera un pecho voluminoso que debe sostenerse con un sujetador adecuado. Por tanto, en este caso es mejor llevar un sujetador que nos aporte comodidad. Para ello, hay marcas especializadas en tallas grandes de pecho como Primadonna.

La práctica de ejercicio

Llevar o no sujetador dependerá también de si practicamos en casa algún tipo de ejercicio, sobre todo si incluye saltos. En este caso, debe tenerse en cuenta que pueden producirse pequeñas lesiones y hay mayor riesgo de dañar la estructura interna del seno. No usar sostén durante un entrenamiento hace que ciertos músculos como los del cuello o el trapecio tengan que trabajar mucho más para equilibrar el peso.

Solo con el hecho de andar los senos suelen moverse de tres a cuatro centímetros; con la práctica de deporte activo, esto aumenta. Por ello, hay sujetadores deportivos como los de la marca Selene que aportan comodidad y sujeción perfecta.

Un error común es pensar que, para estar más cómodas, podemos usar sujetadores deportivos para estar por casa. Pero esto no es así porque, al ser una prenda específica para la actividad física, lo que hacen es proporcionar mucho apoyo y evitan que la caja torácica funcione correctamente, lo que debilitaría los músculos de la espalda y sobrecargaría los ligamentos de los senos. Si queremos ir cómodas es fundamental elegir bien el tipo de sujetador.

En Lencería IDONA, podemos asesorarte para que escojas el sujetador perfecto que se adapte a ti en cualquiera de las situaciones, dentro y fuera de casa.